¿En qué consiste la adicción a los vídeos X?

La pornografía ha ido creciendo con el paso de los años. Con la ayuda de los avances tecnológicos, este tipo de vídeos son más accesibles, más asequibles, y con el componente extra de un aumento del anonimato. Literalmente, puedes ver vídeos donde y cuando quieras gracias a http://www.drporno.xxx/xvideos-com/. Por esta razón, se ha convertido en una adicción para mucha gente. En el artículo de hoy, vamos a ver de qué se trata adicción, y el consumo de pornografía en los tiempos que corren.

El consumo de contenido pornográfico actual

Aunque siga siendo un tema tabú para mucha gente, las cifras nos hablan de que el consumo está creciendo de una forma preocupante. Según una de las principales páginas webs de pornografía del mundo, España es el país número 13 que más pornografía consume del mundo. Contando con el 74% de hombres, y el 26% de mujeres. Encabezan dicha lista, Estados Unidos, seguido de Reino Unido, India, Canadá y Alemania.

Son muchas las causas que llevan a una persona a consumir vídeos X, y por sorprendente que parezca, la más común suele ser por “aburrimiento”. Los psicólogos comentan, que también hay muchas personas que recurren a él como forma de escapar de una situación, evitar sentirse mal, y para tapar carencias. Esto es así, porque al consumirlo, nuestro cerebro segrega dopamina, también llamada la hormona del placer.

Con la facilidad de acceso, el porno es consumido por personas de diversas edades, lo cual ha hecho que cada vez sean más jóvenes estos consumidores. Eso ha provocado en cierta manera en nuestra sociedad, que la juventud viva obsesionada con la imagen física, la idea de aparentar, y exhibirse o mostrarse de manera sexual o sensual.

La adicción al porno

Como hemos mencionado, el consumo de pornografía libera dopamina, y si se consumen altas cantidades de porno, el cerebro se acostumbra a esta sustancia, y crea una necesidad de consumir más pornografía para excitarse. El efecto es similar al de las adicciones a las drogas, con el consecuente círculo vicioso donde cada vez se necesita más, Muchas de las veces, también repercute en su economía, y gastan grandes cantidades de dinero en este tipo de contenidos.

Muchos adictos a los vídeos X tienen parejas, y esto les crea un problema que muchas veces termina por una ruptura de la relación. Estas personas, acostumbradas a los vídeos, se sienten poco atraídas sexualmente por las personas que tienen delante, y en ocasiones tienen que recurrir a ver vídeos mientras practican sexo.

Los adictos, suelen consumir porno en lugares poco comunes, como puede ser en el trabajo, o en una casa ajena. Muchas veces, su necesidad de pornografía es tan elevada que rechazan planes con otras personas, por quedarse viendo este tipo de contenidos. Lo que afecta a su vida social y personal.